A la hora de hacer un viaje las mascotas forman parte de la familia y también es probable que tengamos que ir con ellas en el coche. A diferencia de las personas, su comportamiento puede ser impredecible por lo que, tanto por su seguridad como por la del conductor y del resto de pasajeros, es importante llevarlo correctamente.

Este hecho afecta principalmente a los perros no acostumbrados a ir en transportines ni objetos similares (muchas veces por su gran tamaño) y que quieren estar siempre con nosotros, a nuestro lado, en nuestras piernas. En este artículo te contamos cómo llevar correctamente a tu perro en el coche para garantizar tanto su comodidad como la máxima seguridad para todos.

Consejos para viajar con un perro en coche

En primer lugar descarta ir con el animal suelto en el coche. Podría entorpecer la conducción de quien esté al volante, además de que en caso de accidente puede ser muy peligroso. Un estudio realizado por RACE (Real Automóvil Club de España), demostraba que un animal de 22 Kg presente en un accidente frontal a una velocidad de 50 Km/h, puede llegar a aumentar su peso hasta 700 Kg. No solo es peligroso para el animal sino que además su impacto sobre cualquier persona que esté en ese momento en el vehículo también representa un gran riesgo.

Además, te aconsejamos no darle de comer antes del viaje ya que ellos también pueden sentirse mareados y vomitar durante el trayecto. Intenta evitar su estrés. Debe ser el último en subir al coche (cuando todo el equipaje esté incluido) y mantén el máximo cuidado tanto para que suba como para cerrar la puerta del vehículo. En las paradas sal con el perro a pasear y lleva contigo siempre agua para hidratarlo si fuera necesario. Es también recomendable hacer viajes cortos previamente a sitios que puedan gustarle como el parque, para que relacione de forma positiva estar dentro del coche.

Cómo llevar a un perro en coche legalmente según la DGT

Lo que la Ley de Tráfico especifica es que siempre se debe preservar por parte del conductor la “libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción”. Esto indica, por tanto, que debe asegurarse que el perro no va a ser una distracción o un problema para conducir correctamente.

Por este motivo, desde la DGT (Dirección General de Tráfico) ofrecen 4 opciones recomendables para el transporte de animales:

  • Un arnés de doble enganche colocado en los anclajes de un cinturón de seguridad, con el que se limita el movimiento del animal y garantiza su sujeción en todo momento.
  • Un transportín en el suelo donde el animal estará seguro incluso en caso de accidente. Al tener poco espacio, la energía del impacto se absorbe pronto y el habitáculo donde está el animal apenas se deforma.
  • Un transportín en el maletero colocado en posición transversal a la dirección de la marcha.
  • Una rejilla divisoria que separa la cabina del maletero. La mascota tendrá plena libertad, aunque no tanta protección como con un transportín.

llevar perro en cocheViajar con cachorros y perros pequeños en coche

Para los cachorros, los perros pequeños y la mayoría de animales de tamaño no demasiado grande, un transportín en el suelo es la mejor opción de todas las descritas anteriormente. Máxima seguridad tanto para el animal como también para el resto de pasajeros.

Transporte de perros grandes en coche ¿qué debo saber?

En el caso de los perros grandes escoge un transportín colocado en la parte de atrás adecuado a su tamaño. Combínalo con una rejilla divisoria y así tendrás un espacio específico para el animal, al mismo tiempo que reduces los riesgos para él en caso de accidente.

Deja un comentario