La compra de un coche nuevo suele tener un trámite previo a su entrega que requiere tiempo y paciencia. Consiste en la logística para llevar el coche de la fábrica al concesionario. Por suerte, el transporte de coches en España es bastante rápido y muy eficiente. A pesar de ello hay determinados factores que exigen esperar a veces incluso varios meses hasta poder disfrutar de nuestro coche nuevo.

Una cuestión de logística: el transporte de coches nacional

Si el coche está en stock en apenas 2 o 3 días desde su compra ya se puede disponer de él.

Ahora bien, cuando el coche se tiene que fabricar bien porque no hay stock de ese modelo o porque se incluyen extras que requieren trabajo adicional, entonces tenemos que hablar de transporte de mercancías nacional o incluso a veces internacional.

Desplazamiento por tierra: trenes y camiones

Si el coche se fabrica en España o si viene de un país europeo hay dos formas principales en las que será transportado: en tren o en camión. En lo que se refiere a transporte de coches en tren. encontramos los llamados “trenes kilométricos especializados en el transporte de coches y. Pueden tardar desde unos pocos días hasta incluso semanas en llegar al destino que tengan en su hoja de ruta. Estos trenes se utilizan para el transporte de cientos de coches desde otros países hasta el concesionario donde se han vendido, normalmente porque la fábrica está presente en el extranjero.

Con este medio de transporte, se consigue un traslado masivo de vehículos en poco tiempo, ya que el tren alcanza los 150 Km/h, con menos gasto en combustible y recursos. También es posible utilizar trenes convencionales de mercancías, pero en estos casos la capacidad de carga es menor y el tiempo de espera hasta llegar a su destino puede incrementarse bastante.

barco transporte cochesLa otra alternativa son los camiones: camiones portacoches o camiones góndola. Normalmente pueden transportar hasta 11 coches al mismo tiempo, aunque dependerá tanto de la capacidad del camión como también del tipo de vehículos que traslade. También dependerá del punto de partida, pero por lo general un camión portacoches puede llevar los vehículos de la fábrica al concesionario en un plazo de 1 a 5 días.

Transporte de vehículos por agua y aire: aviones y barcos de carga

Las otras dos opciones de transporte de coches en España desde fábricas o cadenas de producción en el extranjero son el avión y el barco.

El avión no es el más común, ya que su coste es bastante elevado y su capacidad de carga, limitada. En las mejores condiciones podría llegar a transportar 50 vehículos a un destino. La ventaja de usar el avión para transportar coches obviamente reside en la rapidez del servicio. En 24 horas se puede transportar un vehículo en avión desde la fábrica hasta cualquier concesionario del mundo.

Es utilizado normalmente para marcas de alta gama, ediciones exclusivas o para reparaciones y recambios que deban hacerse con urgencia. Lo más corriente es que el transporte de coches se realice en barco. Su capacidad es incomparable, ya que puede transportar en un solo viaje hasta 8.000 vehículos.

No es que sea un método barato para el transporte de coches de un país a otro, sin embargo la cantidad de vehículos que permite trasladar reparte el coste hasta hacerlo realmente atractivo. Como es lógico, un barco de transporte de coches es imponente. Sus grandes dimensiones, requieren también una velocidad prudente, por lo que normalmente tienen una velocidad máxima de 30 Km/h.

Esto provoca que el transporte de coches en barco desde un puerto a otro se demore 2, 3 o incluso más meses. El tiempo se puede ampliar más si compramos el coche en época de mayor demanda o si hay situaciones internacionales que provoquen una ralentización o incluso freno al transporte marítimo (como la actual situación). Por lo general, un barco de carga que transporta coches desde el sureste asiático (China, Japón) tarda en llegar a un puerto en el mar Mediterráneo, aproximadamente, 2 meses.

Deja un comentario