Hoy en día es bastante común utilizar el GPS para llegar a una ubicación con el coche. El uso del GPS se ha extendido tanto que ya no sólo contamos con sistemas preinstalados o instalables en nuestro vehículo, sino que podemos directamente vincular nuestro teléfono móvil o aprovecharlo en manos libres con esta función. No obstante, esto genera confusión en muchos conductores que desconocen realmente qué es sancionable dado que el uso del teléfono móvil por lo general está prohibido mientras conducimos.

En este artículo te explicamos las normas de tráfico sobre este tema para que resuelvas tus dudas sobre qué puedes y qué no hacer en tu coche, en relación al uso de GPS.

Usar el teléfono como GPS mientras conducimos

Para dejarlo claro: sí es legal usar el teléfono como GPS mientras conducimos. Sin embargo, debemos respetar ciertas normas. Si quieres iniciar la marcha de forma correcta, sigue los siguientes pasos:

  • Instala un soporte de teléfono móvil homologado en un lugar que no entorpezca tu visibilidad.
  • Activa la función de GPS del teléfono móvil antes de ponerte en marcha para que, una vez inicies la conducción, puedas escuchar las instrucciones de destino.
  • Mantén esta práctica hasta que llegues al destino o hasta que pares el coche de forma segura. Evita reconfigurar el GPS, desconectarlo o hacer otras funciones con el teléfono móvil.

Estas acciones están permitidas, pero como es bastante evidente tienen un potencial riesgo de motivar otras que sí están penalizadas por la DGT (Dirección General de Tráfico).

gps en el movilNormas de tráfico al respecto

Las normas de tráfico sobre el uso de GPS por móvil nos ayudan a entender cuándo es aprovechable el uso de esta tecnología, así como cuándo es algo sancionable. Por lo general, debes saber que el uso del teléfono móvil durante la conducción es considerado una falta grave, con hasta 6 puntos de carné de conducir y 200 euros de multa.

Podemos tener el teléfono móvil activo con GPS en un soporte, pero en manos libres y sin manipulación alguna por nuestra parte mientras conducimos. El soporte, además, no puede ser cualquiera ni estar colocado en el lugar del coche que nosotros queramos. Debe tratarse de uno con una fabricación homologada y su colocación se realizará en un lugar donde se respete totalmente la visibilidad. La sanción por falta de visibilidad es de 200 euros.

Como te hemos indicado anteriormente, el GPS debe configurarse antes del inicio de la marcha. Hacerlo durante la conducción es equivalente a usar el móvil conduciendo y la multa y pérdida de puntos también.

Si de forma complementaria o vinculado al teléfono móvil usamos un inhibidor de radares, debemos saber que estos dispositivos son totalmente ilegales, hasta el punto de que podemos sufrir una sanción de 6.000 euros y perder 6 puntos del carné de conducir. Otra cuestión a tener en cuenta es que una cosa son las normas de tráfico y las señales de circulación y otra bien distinta lo que nos pueda indicar un GPS.

En ningún momento prevalecerá a nivel legal lo que indique un GPS respecto a las normas de tráfico. Por ello si seguimos al pie de la letra las indicaciones de estos dispositivos y realizamos una conducción peligrosa y/o incorrecta, la responsabilidad será nuestra y podríamos recibir una sanción proporcional a nuestras acciones.

Respetando esta normativa antes y durante la conducción, podremos aprovechar las ventajas prácticas de esta tecnología sin correr el riesgo de sufrir una sanción.

Deja un comentario