Muchos modelos de coches dan a elegir a los compradores entre cambio de marchas manual o automático. Poco a poco, los cambios automáticos cobran prioridad en el sector y su cuota de mercado va en alza. Algunos conductores que los prueban confirman que no volverían a un cambio de marchas manual. Otros, en cambio, no disfrutan de las mismas sensaciones que con cambios tradicionales y se posicionan en contra de lo automático.

¿Cuál es mejor realmente, el cambio manual o el cambio automático? En este artículo repasamos lo que cada tipo ofrece al conductor, sus ventajas y sus inconvenientes.

Los diferentes tipos de cambios en un coche

Hoy en día tenemos varios tipos de cambios a elegir en un coche. Principalmente podemos distinguir 4 variantes:

Por un lado, tenemos la caja manual, la tradicional, la que sigue siendo mayoritaria en el mercado. Normalmente funcionan con 3 ejes. El eje primario es el que recibe el par del motor desde el embrague y lo transmite al eje intermediario. Con la caja de cambios manual todo recae en la responsabilidad del conductor que realiza los cambios con la ayuda de la palanca.

En segundo lugar, tenemos la caja de cambios pilotada. Conocida también como caja de cambios robotizada. Es un tipo de cambio automático que cuenta con un control electrónico para embrague y caja de cambios. Normalmente tiene dos embragues, uno para relaciones pares y otro para impares.

En tercer lugar, tenemos la caja de cambios con convertidor par. Esta opción tiene un convertidor que relaciona la caja de cambios y la transmisión. Ofrece buenas prestaciones y tiene como ventaja un ahorro de combustible, de momento del 10%, con respecto a las cajas automáticas más extendidas.

Por último, tenemos la caja de cambios con variación continua. Más propia de ciclomotores que de coches. Se basa en un controlador electrónico y una caja de cambios automática.

interior renault¿Qué es más recomendable según tu perfil?

Conforme avanza el desarrollo tecnológico en el sector automovilístico cada vez es más frecuente tener que elegir entre cambio automático o manual. No todos los modelos ofrecen ambas opciones. Es una decisión importante porque en realidad supone un cambio notable en la conducción y en la experiencia que se siente. En la práctica, además, no hay un tipo mejor que otro, sino que cada modalidad puede ser más recomendable para un perfil de conductor que para otro.

La caja de cambios manual es la tradicional y lo cierto es que también es la que garantiza la experiencia de conducción más pura. Muchos conductores confirman que solo cambiando las marchas puedes sentir realmente lo que es conducir. Además, sus reparaciones son menos caras aunque sí pueden ser más frecuentes. Si no quieres imprevistos económicos importantes con esta pieza del coche con el cambio manual sabes que las inversiones no serán normalmente costosas.

También destaca el control que permite obtener con maniobras en las que debamos modificar el gas con la máxima precisión posible. Maniobras en pendientes, en recorridos completos o, sencillamente, para anticiparse a un cambio rápido. Pese a estas ventajas, es innegable que las cajas automáticas cobran tendencia y cada vez más conductores apuestan por ellas.

Son más cómodas. La mayoría de sus defensores argumentan que no tienen que preocuparse por cambiar de marchas durante la conducción. Solo tienen que centrarse en conducir de forma prudente y segura. El resto lo hace la caja automática. También hay que destacar que las cajas de cambio automáticas permiten una mayor compatibilidad con otros sistemas de tecnología avanzada, como los asistentes de seguridad y de conducción que llevan los nuevos coches. Además, la mejor relación de velocidad y marcha es insuperable con un cambio automático.

Sin embargo, no todo es favorable. Una avería de una caja de cambios automática es poco frecuente, pero si sucede será más cara que con una manual.  No podemos olvidar que la experiencia de un coche automático es distinta a la de uno manual. En cierta medida desaparece esa sensación de controlar el motor con cada cambio. Algo que cada conductor debe valorar según su perfil.

Deja un comentario