Uno de los mayores temores que tienen los conductores es perder las llaves del coche. Este accesorio no solo es imprescindible para poder arrancar el vehículo, sino que además las llaves son caras si queremos sacar una copia. Nadie quiere verse en esta situación, pero incluso cuando sucede hay mucha gente que no sabe cómo reaccionar.

¿A quién hay que llamar? ¿Qué opciones tengo para abrir el vehículo? ¿Cómo voy a volver a conducir mi coche? Son preguntas frecuentes que pueden tener varias respuestas. Resolvemos en este artículo todo lo que debes saber para actuar correctamente si se da el caso de que pierdes las llaves de tu coche.

Tipos de llaves de coche

Antes de entrar en materia es importante conocer los diferentes tipos de llaves para saber qué supone solicitar una copia o cómo funcionan.

Llave de coche tradicional

El modelo tradicional de llave de coche que conocemos actualmente, en realidad comenzó a popularizarse en los años 90. Se trata de una llave algo más gruesa que una corriente de la vivienda, a la que con el tiempo se le añadió un chip para el encendido del motor.

Puede ser de acero, de aluminio, de cinc con un acabado normalmente de plástico. Estas llaves son grandes y económicas. No son fáciles de perder, pero en caso de tener que solicitar una copia el coste será menor que con cualquier otro tipo de llave.

Llave de coche con mando

Las llaves que más se utilizan actualmente son las que incorporan un control de apertura y cierre remoto. El conductor solo tiene que apretar un botón para que se accione la función correspondiente. Las versiones más modernas tienen botonería según si queremos abrir puertas, cerrar o abrir solo el maletero.

Variantes de esta llave tienen chip de localización, luces de infrarrojos o hasta linterna. Su terminación es como la llave tradicional y debe ser insertada en el contacto del vehículo para su puesta en marcha. Estas llaves con mando son más caras que las tradicionales y su pérdida ya representa una inversión a tener en cuenta.

Llaves tarjeta

La búsqueda de una mayor comodidad con las llaves del coche fomentó el desarrollo de las denominadas llaves tarjeta. Efectivamente deben su nombre a que tienen forma de tarjeta. Funcionan con botones que debemos pulsar para abrir y cerrar el coche y hasta para arrancarlo o apagarlo. Su comodidad de uso es su principal ventaja.

Llave con función manos libres

El desarrollo más actual que hay disponible en el mercado es el de una llave con sistemas transmisores que se comunican con los receptores instalados en el vehículo. La ventaja es que no necesitaremos sacar la llave para abrir, cerrar, encender o apagar el vehículo. Solo con acercarnos nuestro coche desbloqueará las puertas y con solo estar dentro podremos arrancar el motor.

Estas llaves tienen un peligro potencial y es malacostumbrarse a llevarlas siempre encima, sin preocuparse de ellas. Como el coche se abre solo con acercarnos es normal tenerlas en la ropa o el bolso. Perder estas llaves no solo es algo que puede sucedernos con mayor facilidad, sino que cada copia puede representar un coste bastante alto.

¿Qué opciones tengo si las he perdido?

La mejor opción es usar unas de repuesto. Muchos conductores escogen por ello una llave de tipo mando y otra tradicional, para evitar problemas a la hora de abrir el coche. La siguiente decisión será si compramos una nueva llave de repuesto o principal y qué tipo de entre todas las posibles vamos a escoger.

Ahora bien, si no contamos con ningún tipo de llave tenemos que tomar otras decisiones. Si tenemos un seguro específico de pérdida de llaves, por ejemplo, tendremos que contactar con nuestra aseguradora que nos indicará los pasos a seguir. El seguro de llaves es muy interesante en estos casos porque puede ahorrarnos tanto tiempo como dinero. Además, contaremos con asesoramiento personalizado para cada situación. Según la ocasión, a veces hasta pueden ofrecernos un coche de sustitución si la posibilidad de recibir la nueva llave del coche puede tardar.

Si no contamos con un seguro de coche, la mejor opción es acudir a nuestro concesionario más cercano. Allí podemos solicitar una copia de la llave de nuestro coche aportando cierta documentación. En concreto necesitaremos el DNI y la documentación del coche. El concesionario necesita esta información para identificar dos datos imprescindibles: el número de bastidor y el código de las llaves del coche.

Para cualquier situación de las descritas hay algo adicional muy importante a tener en cuenta. Si el coche está bien aparcado podremos hacer las gestiones necesarias tranquilamente. Si no lo está, no debemos dejarlo a expensas de una multa o de que la grúa se lo lleve. En estos casos debemos solicitar un servicio de asistencia de carretera que puede ofrecernos nuestro propio seguro para poder trasladar el vehículo hasta un lugar seguro.

Deja un comentario